TE TIENE QUE GUSTAR, TIENES QUE VALER.


A menudo vienen principiantes a mi tienda. Se llevan lo básico, una proteína de suero de leche.

Siempre me hacen la pregunta del millón: “Con esto, ¿cuánto tardaré en ponerme grande?”

Lo primero, es que solo con proteína no te pones “grande”. Es algo que tienen metido en la cabeza tanto los desconocedores (y absurdamente reacios) de la suplementación deportiva como los que empiezan a tomarla.

Unos piensan: “Ese se ha puesto fuerte de tomar proteína”.

Los otros creen: “Tomaré proteína y me pondré fuerte” o “¿Por qué tomo proteína y no me pongo fuerte?”

Sencillamente PORQUE LA PROTEÍNA NO TE PONE FUERTE.  No es más que suero de leche (o soja, carne… en otros formatos). Lo que te pone fuerte es:

· Entrenar como un p*to cabr*n. Pero entrenar de verdad. No vale lo que algunos creen que es entrenar.
· Comer en consecuencia a la intensidad del entrenamiento (calorías, % de de macros…).
· Descansar MUY bien (el músculo no crece en el gimnasio, eso que notas tan solo es la inflamación debido al entreno de hipertrofia. Crece con el descanso, con la recuperación).
· Y aquí es donde entran en juego las proteínas (y otros suplementos). Ayudan a que te recuperes. Sin una buena recuperación el músculo no crece. Las proteínas, a través de sus componentes (los aminoácidos) reparan el tejido dañado, y ayudan a construir nuevo tejido.

Eso por una parte. Pero yendo a la preguntita del principio, “¿cuánto tardaré en ponerme grande?”.

Es duro responder la verdad, pero no me gusta ser un engañabobos como alguno que hay por ahí. La respuesta que les doy es…. AÑOS.

Al poco empezarás a ver los resultados y, si tienes constancia, te esfuerzas, te sacrificas, trabajas duro, no abandonas, tienes paciencia… COMO TODOS LOS DEMÁS. Llegarás a ponerte fuerte (teniendo en cuenta a lo que se refieren por fuerte: muy musculado).

O, ¿qué crees? ¿Qué los demás llevan años tocándonos los coj*nes? Y ahora vienes tú, te tomas este bote y ya te pones fuerte. Aunque ellos lo preguntan con toda la buena fe e ignorancia del mundo, no se dan cuenta de lo ofensivo que resulta para quien se lo “curra” día a día.

Así que, si quieres llegar a tus objetivos, tienes que tener en cuenta que te va a llevar tiempo, mucho tiempo. Y para soportarlo:


TE TIENE QUE GUSTAR, TIENES QUE VALER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario