¿PERDER PESO O PERDER GRASA?


Cada vez hay un mayor número de personas deseando bajar de peso. Pero, ¿lo que quieren es simplemente bajar de peso? ¿o lo que realmente desean es perder grasa? Aunque no lo creas, no es necesariamente lo mismo.

Con el fervor por la pérdida de peso aumentan también las dietas restrictivas —y peligrosas— y la salida al mercado de productos milagrosos. La gente hace auténticas barbaridades con tal de perder peso, muchas veces asesorados por comerciales sin formación o conocimientos en nutrición. Pero, como decía, no es lo mismo perder peso que perder grasa. Generalmente esas dietas, o productos, están enfocados en que pierdas peso, te subas a la báscula y veas un “progreso”. No obstante, si no estás siguiendo un plan alimenticio adecuado, puede que estés perdiendo peso, sí, pero no grasa. Lo que realmente estás perdiendo es agua, masa muscular y masa grasa. Puede que algo de grasa también, no lo discuto, pero será lo que menos estés perdiendo.

Todo esto ocurre cuando nos saltamos comidas, eliminamos nutrientes necesarios para vivir, o sustituimos comidas por productos que no pueden estar nunca a la altura estas. Asesórate por un profesional, él te elaborará una dieta personalizada suficientemente efectiva, sin necesidad de tener que sustituir ninguna comida. Comerás sano y equilibrado, 5 o 6 veces al día, y obtendrás buenos resultados. Realmente es así de sencillo. Se calcula un déficit calórico respecto al metabolismo basal y es IMPOSIBLE no perder grasa (y digo grasa, no solo peso).


Centrarse en perder peso, en lugar de grasa, tiene ciertos inconvenientes:

· Efecto rebote: Al privar al organismo de alimentos, nutrientes, comidas… le obligamos a entrar en un “estado de alerta”, por lo que se verá amenazado e intentará sobrevivir a toda costa. Tu cuerpo no entiende que dicha privación es voluntaria por lo que, a la mínima que pueda, intentará recuperar el peso perdido, e incluso superarlo. Al igual, cuanto más rápido pierdas peso, mayor efecto rebote experimentarás. Tu cuerpo debe ver la pérdida de peso como algo normal, no preocupante, constante y sin cambios bruscos. Así lograrás que tu pérdida de grasa/peso será duradera.

· Ralentización del metabolismo: Esto viene relacionado con lo mencionado en el punto anterior. Tu cuerpo quiere sobrevivir a esa carencia de nutrientes, por lo que tu metabolismo se ralentizará. Es decir, quemarás menos calorías en estado de reposo. Además, por el mismo motivo, tu cuerpo tenderá a almacenar mayor cantidad de grasa, para no quedarse sin reservas energéticas.

· Pérdida de masa/tonificación muscular: Tu cuerpo, para conservar la grasa, empezará a utilizar la masa muscular como energía. Resultado:  Menos músculo y más grasa.

· Menos energía: Si pierdes peso rápido, y sacrificas tu masa muscular, tendrás menos energía y menos fuerzas para realizar tu actividad física, o simplemente para afrontar el día. Esto desencadena, además, otro problema: tu cuerpo demandará energía urgente, por lo que sentirás la irresistible necesidad de pegarte un buen atracón.

Otros problemas —bajo mi punto de vista, mucho más serios— son el envejecimiento prematuro y el debilitamiento de tu sistema inmunológico. Lo que dará lugar, sobre todo, a la aparición de un mayor número de enfermedades. Y no me refiero solo a un simple resfriado.

Puede que estés pensando: “pero si yo no quiero tener músculos, ni hacer deporte, a mí eso me da igual”. Yo no creo que nadie prefiera tener un aspecto delgado, pero demacrado, antes que un aspecto sano y tonificado. ¿No es así?



Así que recuerda, no es lo mismo perder peso que perder grasa. No te obsesiones con el peso, y controla los progresos en tu aspecto físico. La báscula solo es una referencia más.

Yo no recomiendo a nadie bajar más de 3 o 4 kilos de grasa al mes. Si estás perdiendo más, casi con toda seguridad no sea grasa todo lo que estás eliminando. A excepción del comienzo en una dieta, donde se puede perder cierta cantidad de líquido.

Déjate asesorar por un experto. Él te hará un estudio 100% personalizado, y elaborará una dieta hecha completamente a tu medida. Perderás grasa comiendo —sí, comiendo— 5 0 6 veces al día, de forma saludable, y dándote como resultado ese cuerpo bonito que tanto deseas, en lugar de uno débil, desnutrido y con aspecto demacrado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario